Este año nuevo sí debes conseguir tus propósitos

El año nuevo es la época ideal para llevar a cabo esa serie de propósitos que tienes en mente pero que no consigues iniciar. Existen muchos, pero algunos de los más importantes tienen que ver con llevar una vida más saludable, por lo que enero puede ser el mes del cambio tras los excesos propios de las navidades. Apúntalos en una lista e intenta llevar un seguimiento, de manera que te será mucho más sencillo no caer en la tentación y que tu fuerza de voluntad gane la batalla.

Año nuevo, propósitos nuevos

En primer lugar, puedes renunciar a algunos hábitos que hacen mucho daño a tu organismo y pueden frenarte en esa carrera hacia la meta de la vida saludable. Dejar de fumar suele ser el primero en la lista de los propósitos de año nuevo, pero esta vez tiene que ser la definitiva. Beber alcohol no es una actividad incompatible con la vida sana, pero debes controlar su consumo o limitarlo a celebraciones especiales.

El siguiente punto de la lista es hacer ejercicio. No importa cómo, pero es necesario que muevas tu cuerpo y levantes el culo del sofá. Salir a andar, a correr, gimnasio, piscina. Son muchas las opciones de las que dispones así que adelante. Y tras la actividad, hay que dormir ocho horas para que el cuerpo se recupere y afronte el día siguiente en plenas condiciones. No descansar puede reducir tus progresos.

Comer saludablemente no se trata de llevar a cabo una dieta estricta ni de pasar hambre. Existen muchos modos de cocinar las verduras, la carne y las legumbres, por lo que sólo tienes que averiguar qué manera te gusta más. Lee sobre alimentación, infórmate, come tranquilamente, hidrátate y sobre todo no te obsesiones con la báscula. Piensa que crear un hábito sólo cuesta 21 días, y a partir de ahí todo será mucho más sencillo. ¿A qué esperas para hacer tu lista?

Con el frío mejor comer de cuchara

Ya ha llegado el frío y los malos días en los que sólo apetece llegar a casa y comer algo caliente. En este sentido, las comidas de cuchara son la mejor manera de entrar en calor y combatir ese clima tan desagradable que ya le ha ganado el pulso al verano. Son muchas las opciones de las que dispones, con múltiples ingredientes y siempre de una manera sana que nos permite estar en forma y completamente sanos.

Las legumbres es un alimento indispensable en la dieta

La cocina tradicional adquiere un gran peso en este pulso, con las legumbres como principal protagonista y un valor nutricional muy alto. Son alimentos imprescindibles dentro de nuestra dieta gracias a los minerales y vitaminas que nos aportan. Tienen mucho hierro, fibra, magnesio, calcio y muchos más, además de diferentes aminoácidos que te mantendrán con la máxima energía. Además, no suponen un gran desembolso y son muy versátiles en la cocina, ya que aceptan prácticamente cualquier acompañamiento, tanto verduras como carne y pescado.

También para comer de cuchara es importante conocer los beneficios de la patata. Tiene múltiples variantes según cómo la cocinemos, por lo que es otra buena opción para comer diferente cada día de la semana, pero siempre caliente, sano y nutritivo. De esta manera, tienes muchas opciones para prepararte un menú semanal, con diferentes platos y necesidad de cocinar absolutamente todos los días.

Las recetas tradicionales más destacadas de muchas localidades tienen mucho que ver con este tema. Un ejemplo claro es el cocido madrileño, con su sopa y sus garbanzos. Pero también lo es la fabada asturiana, las lentejas castellanas, las alubias pintas o las patatas con carne o con pescado, siendo una delicia todas ellas. Si después de tantos años siguen siendo tan deseadas por algo será, ¿no?

Consejos para unos dientes más blancos

Una sonrisa bonita es uno de los elementos que más destaca cuando vemos a alguien o estamos hablando con alguna persona. Por eso, unos dientes amarillentos pueden causar una mala impresión a nuestro interlocutor, por lo que debemos conocer diversas maneras para mantener el blanco natural y un brillo impecable en nuestra boca. Además de por estética, debemos hacerlo si somos deportistas o practicamos algún deporte, ya que una buena salud bucal puede disminuir el riesgo de lesiones musculares, como indica un estudio del equipo de Cirugía de la Universidad de Barcelona.

Foto: www.alaiadental.com

Foto: www.alaiadental.com

Alimentos y hábitos que evitar

Debemos intentar reducir la ingesta de frutas y verduras de color rojizo o azulado, entre las que podemos destacar la granada o la cereza, ya que poseen componentes que penetran en nuestros dientes dejando manchas. También hay que evitar el consumo abusivo de café o té negro, y evitar excederse con los refrescos azucarados.

El principal hábito que debemos suprimir si queremos gozar de unos dientes blancos es el de fumar. Cada cigarrillo contribuye enérgicamente a proporcionar a nuestra dentadura un tono amarillento que resulta muy antiestético.

Consejos para blanquear

Lavar dos o tres veces al día nuestros dientes se da por supuesto, pero además, el uso de ciertas frutas y verduras puede conseguir recuperar parte de ese blanco y derrotar a las manchas. Gran ejemplo de ello son las manzanas, el apio, las zanahorias o el brócoli. También el té verde es un gran aliado, ya que ayuda a su vez a la prevención de las caries y a fortalecer las encías.

El lavado que hemos dicho se debe realizar tras las comidas, pero no nada más terminar, sino esperar aproximadamente media hora, puesto que si lo hacemos de inmediato estaremos esparciendo los ácidos de los alimentos en lugar de eliminarlos.

En Internet existen numerosos remedios naturales en los que debes elaborar extrañas mezclas y aplicarlas en tu dentadura. Sin embargo, existen formas más sencillas como la aplicación de un poco de bicarbonato una o dos veces por semana en nuestro cepillo, de forma que no dañemos el esmalte, o frotar con pulpa de fresa o cáscara de plátano de tres a cinco minutos.