Claves para no engordar en verano

Las vacaciones suelen acarrear un aumento de peso debido, entre otras causas, al relax y al cambio de los hábitos de vida, horarios y pautas de alimentación. Según varios expertos, en el periodo veraniego conviene ajustar nuestros hábitos alimenticios, disfrutando de los alimentos de temporada y evitar ingestas de alimentos más calóricos que puedan favorecer un aumento de peso o una mala digestión.

Así que es aconsejable comer carnes magras como: pollo, pescado, aves y ternera baja en grasa a la plancha. Y pescados al espeto, así como tomar pasta, arroz, patata y legumbres tres veces por semana en los almuerzos, preferentemente en forma de ensalada fría, y preparar ensaladas variadas y gazpachos.

Además, aprovechando la temporada de verano que mejor que comer de la fruta típica de este periodo. Debes tomar fruta fresca de temporada en lugar de helados y dulces, beber líquido con frecuencia, tomar tantas verduras como se quiera y moderar las raciones de hidratos de carbono. Igualmente, hay que reducir el consumo de pan, y evitar picoteos de alimentos hipercalóricos como dulces y helados.

Pero no solo hay que alimentarse sanamente, una de las cosas fundamentales y más importantes es practicar ejercicio físico diario de carácter moderado, siempre evitando horarios de altas temperaturas, es decir, de 12:00 a 19:00, e intentando que la mayor parte de las actividades sean acuáticas, como natación o remo.

festival-de-natacion-cn-ponteareas-s6- fotos bajo el agua 1

La tecnología está acabando con la sociedad, por ello es aconsejable, en el período de vacaciones dejar a un lado los ordenadores, consolas y móviles, para desconectar del estrés del trabajo y evitar el sedentarismo. Disfruta del verano y de las vacaciones pero siempre con moderación. 

6 consejos básicos para la buena salud

Para tener una salud perfecta y cuidada, es recomendable comer sano, hacer ejercicio todos los días, beber mucha agua, etc. Reglas básicas que tu cuerpo y tu mente necesitan para estar en perfecto estado. Los hábitos saludables son, en gran parte, los que determinan que tengas buena salud. Un correcto desarrollo de estos hábitos te ayudará a tener una vida más larga y más sana. 

1. Come frutas y verduras

La Universidad de Harvard realizó un estudio demostrando que una cantidad adecuada de frutas y verduras suministra los antioxidantes y fibra necesarios para reducir enfermedades cardiacas y para mantener un peso sano. Por ello es recomendable comer entre cinco y nueve porciones de fruta y vegetales al día. Una porción equivale aproximadamente a la mitad de una fruta, o media taza de frutas, o media taza de vegetales.

2. Haz ejercicio

Lo recomendable es hacer ejercicio cardiovascular 30 minutos, durante 5 días a la semana. Sabemos lo que nos cuesta levantarnos de la cama o el sofá, pero debes hacer un esfuerzo y dosificar esta medida de ejercicio en 17 minutos al día. Los beneficios puedes ser muy gratificantes. Desde obtener un corazón sano, músculos fuertes y preparados, un peso siempre adecuado, hasta permanecer de muy buen humor.

3. Duerme

Diversos estudios afirman que lo más recomendable es dormir entre 7 y 8 horas diarias, eso sería lo correcto. Por el contrario, si eres de los que duerme menos de 7 horas diarias debes cambiar la rutina, ya que estás expuesto a sufrir hipertensión, enfermedades cardíacas y hasta diabetes. Paro afrontar el día con energía es fundamental recargar las pilas cada noche, y así podrás presumir de una buena salud.

4. Mantente hidratado

Los médicos te ordenan beber mínimo 2 litros de agua diarios. Y es que no es necesario estar a dieta para tener que beber diariamente esta cantidad de agua. El agua es fundamental en nuestra vida, por ello debes tomar líquidos con las comidas y cada vez que sientas sed. Sobre todo si practicas algún ejercicio o si hace mucho calor. El cuerpo está hecho de agua y necesita de este líquido para funcionar. Pero si eres de los que no suele beber mucha agua al día, complementa con otros líquidos como los que contienen las frutas, la sopa, el té, e incluso los vegetales.

5. Lávate las manos

La higiene es algo principal en el ser humano, y sobre todo en esta sociedad donde se interrelacionan multitud de culturas, y los microbios pueden estar en todas partes. Debes lavarte bien las manos con agua y jabón mínimo durante 15 segundos. Varios estudios  han demostrado que lavarse las manos con agua y jabón elimina más del 90% de los microbios que causan infecciones y que pueden alterar tu buena salud. Lávate las manos siempre después de ir al baño, al tocar a alguien que está enfermo, y cuando cocinas. Especialmente cuando tocas carne cruda y vegetales sin lavar.

6. Usa bloqueador solar

Y por último, nuestro último consejo de hoy es la prevención con el sol. No importa que esté nublado. Debes proteger tu piel de los rayos ultravioleta para evitar lesiones en la piel, incluyendo cáncer. Lo ideal es un bloqueador de mínimo 15 de factor de protección. Así que no olvides la protección solar cada vez que vayas a la playa.

Pon en práctica estos consejos y recuerda que más vale prevenir que curar.