Colchones de agua para el dolor de espalda

Si en anteriores post hablábamos del dolor de espalda como consecuencia directa de la falta de ejercicio físico o de una dieta equilibrada que provoca sobrepeso, hoy es momento de conocer los colchones y camas de agua, que además de tener muchas ventajas, también ayudan a soportar mejor estos dolores.

Aunque en España no está muy desarrollado el uso de este tipo de colchones, en Europa son muchas las personas que se han decantado por esta opción. Y es que son innumerables las ventajas que pueden disfrutarse tanto a nivel de descanso como de salud.

Colchón de agua

Los principales motivos por los que nuestros vecinos europeos prefieren descansar en colchones de agua son varios. El agua permite que los músculos descansen y se relajen por igual, debido a que este tipo de colchón se adapta al cuerpo como si de un guante se tratara. Aunque independientemente del tipo de postura que se adquiera a la hora de dormir, tanto la columna vertebral como la dorsal están completamente rectas.

Para las personas que sufren de algún tipo de reumatismo, estos colchones son los más adecuados ya que el riego sanguíneo circula perfectamente por todo el cuerpo sin crear puntos de presión y consiguiendo que poco a poco el dolor desaparezca.

No sólo está especialmente indicado para quienes tienen problemas de espalda. Para las embarazadas puede ser muy beneficioso gracias a las diferentes posturas que se pueden adaptar tanto para la cabeza, la columna o las piernas.

Los más escrupulosos pueden pensar que quizá no sea el colchón más higiénico. Para ellos, y a favor de este nuevo formato de cama, hay que decir que la funda puede lavarse a unos 60º. Además está pensado para combatir los ácaros y es antialérgico. Incluso se ha fabricado un terliz para evitar la aparición de moho.

Uno de los motivos que probablemente invite a los indecisos a decantarse por este colchón sea la posibilidad de calentar el agua hasta la temperatura que más se adapte a las características y necesidades de cada persona. Esto supondrá también para los músculos una mayor relajación, además de fomentar una mejor circulación de la sangre.

Sin duda, todo son ventajas. Aunque aún no esté muy implantado en los hogares españoles, en un futuro, poco a poco, iremos adaptando las costumbres de nuestros vecinos europeos, y se convertirá en uno de los elementos fundamentales en las casas.

zp8497586rq