El método Pose. La cirugía menos invasiva

Las personas acostumbradas a padecer la obesidad, saben que no es fácil acostumbrarse a convivir con ella. Además de un asunto estético, encierra muchos otros de un carácter más preocupante: las patologías médicas y los problemas de salud derivados del exceso de peso.

Una vez que tomamos conciencia de nuestra situación y nos decidimos a poner remedio, solemos empezar por la dieta y el ejercicio (sin lugar a dudas lo primordial), pero ¿qué hacemos cuando esto no es suficiente?

Dependiendo de muchos factores podemos decantarnos por diferentes alternativas quirúrgicas, lo principal es tener en cuenta cuales son nuestros antecedentes y grado de obesidad,

En este post hablaremos sobre la reducción de estómago  mediante el Método Pose, que va dirigido a pacientes con obesidad de tipo I, II y III (con un índice de masa corporal de entre 30 y 40). Por lo general, las personas que se deciden por el método Pose, lo hacen después de haberse sometido a otros tratamientos.

Se trata de una intervención endoscópica. Vía oral se practican una serie de pliegues en la parte superior del estómago (lo que se denomina fundus gástrico). Con esto conseguimos reducir el tamaño del estómago, con lo que lógicamente, existirá una saciedad mayor y de forma más rápida.

¿Por qué el método Pose?

Las principales razones para elegir este método son:

  • Mínimamente invasivo: la endoscopia supone evitar cirugías de mayor calado por lo que es muy recomendable para los pacientes que no pueden o quieren recurrir a estas.
  • Bajo riesgo: a pesar de realizarse mediante anestesia general, el tiempo de ingreso es como máximo de 24 horas (siendo de tipo ambulatorio en casi todos los casos)
  • Recuperación: al no existir incisiones ni puntos, el paciente puede retomar su vida cotidiana con las mínimas molestias, por lo general en unos 2 días.
  • Resultados: durante el primer mes los resultados empiezan a producirse, pero hay que tener en cuenta que, para lograr el mejor resultado, debe seguirse una vida ordenada alimentariamente hablando y en la medida de lo posible realizar una mínima actiividad física.

Si estás planteándote el someterte al método Pose, antes de nada deberías consultar a un especialista que valore tu situación, algunos de los mejores los puedes encontrar en los centros de Sanitas. Ellos podrán asesorarte para ver exactamente lo que necesitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *