Fumar, mata; dejarlo, no engorda

Uno de los mayores problemas a la hora de dejar de fumar son esos kilos de más que cogemos debido a la ansiedad. Nos falta algo, y sustituimos esa ausencia comiendo. Las mujeres son más propensas a engordar que los hombres al tomar esta decisión. En total, solemos coger cerca de 5 kilos al dejar de fumar.

La causa de todo esto es la nicotina. Además de ser el elemento que nos engancha al tabaco, nos ayuda a quemar grasas. Con cada paquete de tabaco quemamos 250 kilocalorías. A la vez, nos sube los niveles de azúcar, lo que provoca que nos hace calmar la ansiedad. Si eliminamos estos dos elementos, tenemos la consecuencia de por qué engordamos.

Por tanto, lo que debemos hacer es encontrar un sustitutivo de la nicotina que nos calme la ansiedad pero que a su vez no nos haga engordar. Es fácil de decir pero, sinceramente, muy difícil de encontrar.

dejar de fumar

Algunos estudios, como el de la revista Biological Psychiatry han encontrado la fórmula.  El producto que se ha de tomar es naltrexona. Es un medicamento que se usa para dejar otra adicción, el alcohol. Con este estudio las mujeres cogieron menos peso, mientras que un 30% de los hombres ni siquiera engordó.

Y es que evitar coger peso es fundamental a la hora de dejar de fumar. Los seis primeros meses son cruciales. La ansiedad suele ser grande y el síndrome de abstinencia nos hace engordar. Tomar este fármaco evita una gran pérdida de peso y nos ayuda a seguir con nuestro reto. Y es que son muchas las personas que retoman el vicio debido a su cambio de imagen. No pueden verse más gordos y toman la decisión de volver a fumar.

La naltrexona puede, por tanto, ayudarnos en nuestro tratamiento. Pero si lo que prefieres son remedios naturales, los hay. Lo primero de todo es beber mucha agua. Tras esto, vigilar la comida. No podemos sustituir la nicotina por chocolate, bollería o comidas con mucho azúcar, pero si por yogures, pavo, etc. Por último, ponte un calzado cómodo y vete a hacer ejercicio. Es decir, dejar de fumar debe ser sinónimo de ponerse a dieta.

Aquí tenéis nuestros consejos para dejar de fumar, pero hay una aún mayor: nunca empecéis a hacerlo.