Injertos capilares seguros al cien por cien

Los injertos capilares que se llevan a cabo en Turquía son seguros al cien por cien y tienen la misma calidad que la de los que se realizan en España, siempre que se elija una clínica adecuada con todas las garantías de calidad.

De elegir las clínicas se encargan las agencias especializadas que trabajan como mediadores en España y que se encargan de contactar clientes y clínicas y de realizar todos los trámites necesarios tanto antes de la intervención como durante la misma y a lo largo del año que dura el seguimiento que se lleva a cabo al final.

Turquía es un país con clínicas muy avanzadas que son dirigidas por médicos con un gran prestigio internacional. Estos médicos cuentan con equipos profesionales de gran calidad que les ayudan a llevar a cabo sus trabajos con todas las garantías de éxito.

Dos noches de media

Para llevar a cabo estos implantes la estancia media en Turquía es de tan solo dos noches, aunque algunas personas deciden alargar una noche más para poder realizar un poco de turismo por la ciudad. Es una opción muy demandada por todos aquellos que viajan a Turquía por primera vez y quieren conocer un poco de Estambul antes de marcharse.

La intervención se lleva a cabo en un solo día y, aunque puede ser algo incómoda, no necesita que el paciente sea ingresado, sino que vuelve a su hotel sin ningún tipo de problemas. Lo único que puede ocurrir es que sienta dolor de cabeza, algo normal teniendo en cuenta los pinchazos y también el estrés.

No se trata de una intervención dolorosa y, si se siguen las indicaciones dadas por los médicos, tampoco hay problemas una vez realizada la operación. Los cuidados son muy sencillos y básicos y no obligan a realizar técnicas complicadas.

La técnica FUE

Visionando vídeos de injertos capilares en Turquía cualquier experto podrá decir que las intervenciones son idénticas a las realizadas en cualquier clínica española de prestigio, tanto en su técnica como en la calidad de los materiales.

La intervención consiste, en primer lugar, en extraer los folículos pilosos de la zona de la nuca del paciente. Esto se hace uno a uno. Del mismo modo, se implantan uno a uno en la zona a tratar. Es un proceso muy meticuloso para que el pelo quede bien distribuido y bien implantado.

Si se realiza correctamente  y el pelo comenzará a brotar en poco tiempo. Aunque hablamos de implantes de cabello lo que realmente se implanta es el folículo piloso, es decir, la persona no sale del quirófano con pelo, sino con los puntitos rojos consecuencia de los pinchazos para los implantes.

Con el paso del tiempo, el cabello empezará a brotar y crecerá al mismo ritmo que cualquier otro cabello. El proceso es el mismo que el de un pelo que cae y tiene que surgir otro nuevo para sustituirlo, pero en este caso se trata de que nazca mucho a un tiempo.

cabello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *