¿Son recomendables los medicamentos para adelgazar?

La combinación de un estilo de vida sedentario y una mala alimentación pueden desembocar en un problema de obesidad y los consecuentes perjuicios para nuestra salud. ¿Son los medicamentos para perder peso una solución?

Este tipo de fármacos deben reservarse a personas con obesidad mórbida y con grandes dificultades para perder peso mediante dieta y ejercicio. Por este motivo, deben ser resultado de una prescripción médica y no recurrir a ellos para quitarse algunos kilos por razones de estética: el profesional atenderá a la historia clínica del paciente y valorará cuál es la opción más adecuada.

En este sentido, hay dos aspectos a tener en cuenta para determinar si deben recetarse: que el Índice de Masa Corporal (IMC) sea superior a 30, o superior a 27 y se padezcan enfermedades relacionadas con ese exceso de peso.

Gran parte de estos medicamente actúan a corto plazo, inhibiendo el apetito o simulando una sensación de saciedad. Otros bloquean la absorción de grasas, pero sus efectos secundarios pueden ser muy molestos. Algunos, incluso, han llegado a retirarse en algunos países por la posibilidad de producir daños hepáticos.

Por todo ello, resulta evidente que el mejor tratamiento consiste en dieta y ejercicio, adecuado a las características del paciente y dejar los fármacos como última opción, y siempre bajo la supervisión de un especialista.