Agua con sabor para el verano

El verano llega a ser agotador. Nos pasamos el día sentados frente al ventilador y buscamos constantemente una manera que refrescarnos.

Esta época del año es en la que más refrescos consumimos y las bebidas edulcoradas no aportan nada bueno a nuestro cuerpo.

Parece imposible resistirse a una Coca-Cola bien fría en un momento de calor intenso, pero hay alternativas naturales y baratas para combatir el calor y evitar llenar nuestro cuerpo de químicos innecesarios y dañinos.

En los últimos años las marcas de agua han sacado al mercado aguas con sabores. El problema es que estas bebidas también contienen químicos para aportarle el sabor. Hoy desde dietasalud.es te contamos como hacer en casa agua saborizada natural y todos los beneficios que vas a aportarle a tu organismo.

Para hacer estas recetas, debes coger un recipiente, meter cortadas las frutas que quieras y llenar el recipiente de agua y hielo. Lo mejor es que prepares el agua por la noche y lo dejes en la nevera toda la noche, listo para el día siguiente. Puedes hacer millones de combinaciones, cada una al gusto de cada persona, pero las más comunes son las que mezclan cítricos con manzana, el agua de pepino y el agua con frutas rojas.

Agua de cítricos y manzana

Beber este agua nos aportará propiedades antioxidantes, así como una limpieza de estómago, ayudándonos en nuestra digestión. Se dice que también ayuda a eliminar el ardor de estómago. Puedes preparar este agua sólo con limón y beberla templada y en ayunas para multiplicar sus beneficios. Empezarás el día con más energía y con una sensación de ligereza que te acompañará durante toda la mañana.

Agua de pepino

El pepino aporta más hidratación cuando bebamos esta agua, siendo nuestra piel la parte de nuestro organismo que más lo va a notar. También, si preparamos este agua, nos aportará más energía y vitaminas, ayudándonos en parte con el cansancio matutino. El pepino también contiene antioxidantes que nos ayudan a limpiarnos en el interior.

Agua de frutos rojos

Fibra, minerales y vitaminas es lo que nos aportará esta deliciosa agua de frutos rojos. Bebiendo esto regalaremos a nuestro organismo antioxidantes beneficiosos le ayudaremos a controlar la hipertensión.

Estos son sólo tres ejemplo de las posibilidades infinitas que tienes a tu disposición. Haz nuevas combinaciones, prueba nuevas mezclas ¡y disfruta!

Beber agua en ayunas: beneficios

Somos agua. El agua tiene una presencia del 75% en nuestros músculos, del 90% en nuestro cerebro, del 22% en nuestros huesos y del 83% en nuestra sangre. Eso nos da unos porcentajes globales que se mueven entre el 55% y el 78%.

El poder del agua es tal que podríamos evitar gran número de problemas y enfermedades con el simple hecho de beber hasta cuatro vasos al levantarnos, una hora antes de desayunar. Nuestros órganos necesitan agua para su correcto funcionamiento.

Beneficios del aguaBeber agua en ayunas es ideal para eliminar toxinas y otras sustancias que nuestro cuerpo ya no necesita. Por este motivo, nos ayuda a depurar el organismo, activar el metabolismo y prevenir enfermedades. ´

También nos ayuda a regular la temperatura interior, a proteger e hidratar nuestros órganos vitales y a mejorar el transporte de los nutrientes y el oxígeno a las células.

Además reduce nuestro apetito, por lo que también puede ser un aliado perfecto para bajar de peso, en tanto evitaremos un aumento de peso por sobrealimentación.

Introduce la sana rutina de ingerir dos litros diarios de agua y cuatro vasos por la mañana de forma progresiva. Del mismo modo que la tierra apenas se beneficia del agua que recibe en una lluvia torrencial, tu cuerpo no debe recibir el agua de golpe, sino poco a poco, y no ingerir alimentos hasta pasada una hora, más o menos. Muy pronto notarás la mejoría.

Si quieres incrementar los beneficios del agua en tu organismo, no dudes en optar por agua mineral, libre de la cal o el cloro que en poco nos benefician, y con todas las propiedades del agua de la montaña.

zp8497586rq

10 hábitos saludables

Llevar hábitos saludables nos ayuda a mantenernos sanos, jóvenes y en forma, independientemente de la edad que tengamos.

Si consigues integrarlos en tu estilo de vida, te sentirás con más energía y rejuvenecido. Lo único que necesitas es un poco de fuerza de voluntad: cuando realizas algo durante 21 días, se convierte en parte de tu rutina. Y tu cuerpo lo agradecerá.

  1. Beber agua. El agua limpia el organismo por dentro, elimina las toxinas, favorece la digestión de los alimentos, acelera el trabajo del metabolismo (lo que puede redundar en una bajada de peso) y, además, mejora el aspecto de la piel y el pelo. Debemos beber, como mínimo ocho vasos de agua al día.
  2. Consumir alimentos ricos en fibra. Vegetales, frutas frescas, granos enteros, frutos secos, semillas crudas, etcétera, son esenciales para sentirse mejor por dentro y por fuera.
  3. Hacer ejercicio regularmente. Ya hemos dicho muchas veces lo beneficioso que resulta practicar ejercicio varias veces a la semana. Eso sí, de manera prudente: es mejor pasear a diario o levantar poco peso que realizar ejercicios aislados de alto impacto.
  4. Dormir unas siete horas al día. Dormir es una de las funciones más importantes de nuestro organismo. En esas horas, el cuerpo se recupera de la actividad del día, por lo que el descanso es fundamental para mantenerse sano y con energía
  5. Reducir el consumo de grasa. Hay grasas ‘buenas’(por ejemplo, los ácidos grasos Omega 3) y grasas ‘malas’ (las grasas saturadas, muy presentes en la comida basura). Obviamente, el consumo que interesa reducir es el de las segundas. Existen investigaciones que recomiendan que las grasas ocupen una cuarta o tercera parte del total de calorías ingeridas.
  6. Limitar el consumo de sal. Un exceso de sodio produce retención de líquidos y una mayor presión arterial, lo que puede derivar en hipertensión www.atoledo.com o problemas cardiovasculares. Algunos trucos para reducirla es elegir comidas que, de por sí, llevan poca sal, sustituirla por especias, disminuir su consumo de forma progresiva, etcétera.
  7. Eliminar hábitos nocivos. Cafeína, alcohol, tabaco… Táchalos todos e intenta reemplazarlos por nuevos hábitos saludables. Notarás los efectos a corto y, sobre todo, a largo plazo.
  8. Abandonar los carbohidratos refinados. Los alimentos con gran cantidad de azúcar no son recomendables. Está bien darse un capricho de vez en cuando, pero no conviene excederse.
  9. Mantener un peso saludable. Lo ideal es mantener un peso equilibrado a lo largo del tiempo. Un exceso de kilos no es en absoluto recomendable, pero tampoco lo es una rápida pérdida de peso. Nada de pastillas o dietas relámpago. Con los hábitos que estamos comentando no es tan difícil conseguir una figura estupenda.
  10. Reducir el estrés. Por unas cosas u otras, muchos padecemos situaciones de estrés en algún momento y es, desde luego, uno de los grandes males de estos tiempos. El estrés perjudica nuestra salud mental, emocional y física. Hay muchísimas formas de combatirlo: mirar un paisaje azul, cantar, ayudar a otras personas, escribir, hacer deporte… Haz la prueba, seguro que notas la diferencia y te alegrarás del cambio.

Y ahora, a por todas: piensa que si adquieres estas rutinas, ¡tú serás el primer beneficiado!

zp8497586rq