Andar antes que correr

Anda antes de correr y 200 metros se convertirán en media maratón. El entrenamiento para un evento como una media maratón requiere un poco de planificación y si no se ha corrido nunca, es mejor empezar poco a poco.

caminando-por-un-puente (1)

Hay personas que por su altura o aspecto físico piensan que no están en forma para correr. “Soy pequeña, así que pensé que no podía correr” esto es lo que comentó una mujer de 40 años. “Pero empecé a entrenar muy poco a poco, luego amplié a un kilómetro a modo de diversión: Una vez lo conseguí, me senté y observé a los corredores de una media maratón llegar a la meta y pensé que correr los 21 kilómetros no sería tan increíble.”

Los 21 kilómetros de una media maratón es una distancia razonable y un gran logro, pero si se entrena durante 12 semanas, cualquiera puede correrla.

Una mujer de 36 años, comenzó a correr tras el nacimiento de su tercer hijo. “Nunca he sido corredora. Tengo tres hijos de uno, tres y cinco años de edad. Ahora correr se ha convertido en una de mis grandes aficiones. Puedo lidiar mejor con el día a día si estoy en forma y me dedico tiempo a mí misma.”

“Cualquiera puede correr” afirma un entrenador personal de fitness. “Correr quema gran cantidad de calorías, así que si estas tratando de perder peso y mejorar tu condición física, correr es la mejor inversión”. Si no quieres salir a correr, puedes empezar en la comodidad de tu casa utilizando una cinta de correr, hay gran variedad de modelos de cintas disponibles. Tan solo tienes que calzarte unas zapatillas de correr y empezar poco a poco.

Pero el entrenamiento para un evento como una media maratón requiere un poco de planificación y si no se ha corrido nunca, es mejor empezar poco a poco,

“El mayor error que se comete cuando se empieza a correr es que se va demasiado rápido. Se corre como si se estuviese persiguiendo un coche de carreras. Se corren cien metros y ya se está agotado.”, dice este entrenador. “Si se está aprendiendo a correr, camina lo más rápido posible los primeros 200 metros, entonces mantén la velocidad pero esta vez corriendo en lugar de caminar. La próxima vez ves un poco más allá”

También es importante formar unos glúteos e isquiotibiales fuertes. Trabajar sentado en una mesa durante años puede causar atrofia y acortamiento en los músculos principales. Algunos entrenadores sugieren entrenar por intervalos para conseguir unos buenos glúteos e isquiotibiales. Ejercicios como las sentadillas y las zancadas son recomendables y hay que tener en cuenta que los estiramientos reducen el riesgo de lesión.

La explosión de apps para correr tales como Runpal, MapMyRun, ​​Endomondo o Runtastic, son alternativas baratas y accesibles a un entrenador personal. Si uno no se puede permitir un entrenador personal, las aplicaciones de formación son la opción perfecta.

“La gente encuentra un medio maratón intimidante. Los 21 kilómetros de una media maratón es una distancia razonable y un gran logro, pero si se entrena durante 12 semanas, cualquiera puede correrla.”

empezando-a-correr

Infórmate de las fechas de la próxima media maratón en tu ciudad y empieza a entrenar, te sorprenderás de tus propios resultados.

Consejos para cuidar tu sistema digestivo

Es razonable pensar que el buen funcionamiento de nuestro organismo influye en nuestra salud en general. Pero ¿sabías que el buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo influye de manera directa en el control de nuestro peso? Por ese motivo hoy vamos a recoger algunas pautas para evitar problemas en el sistema digestivo y evitar obstáculos a la hora de alcanzar un peso saludable.

Consejos para cuidar nuestro sistema digestivo

Antes de iniciar cualquier plan de alimentación, debemos deshacernos de los malos hábitos que influyen negativamente en nuestra digestión. Por ejemplo:

Fumar. El tabaco afecta a las membranas del estómago, causando gastritis y otros desórdenes digestivos. Además, incrementa el riesgo de sufrir cáncer de colon o de estómago.

Café. Una cantidad moderada de café estimula la producción de jugos gástricos, por lo que facilita la digestión. Sin embargo, consumir más de tres tazas al día puede causar algunos desórdenes en el sistema digestivo.

Bebidas con gas. El estómago de algunas personas es sensible a las bebidas con gas, lo que puede tener como resultado un mal funcionamiento del sistema digestivo.

Alcohol. El abuso de bebidas alcohólicas suele dar lugar a problemas en el páncreas, en el hígado y en el sistema digestivo en general.

Picante. La mayoría de estas comidas producen acidez e, incluso, pueden provocar úlceras. Especias como el eneldo o el anís, en cambio, mejoran las funciones digestivas y estimulan la digestión.

Medicamentos. Algunas medicinas irritan nuestro estómago. Por ello, es recomendable consultar a nuestro médico antes de iniciar cualquier tratamiento.

Ya sabes, evita los malos hábitos en la medida de lo posible. Tu sistema digestivo y tu organismo en general lo agradecerán y será mucho más fácil iniciar un plan para mantener un peso saludable. Si quieres más consejos o conductas a adoptar para tu bienestar digestivo, pincha aquí.