Alimentos fundamentales para una buena salud

Para tener una vida sana donde reine la salud es importante cuidar la alimentación.

En este post mostramos algunas recomendaciones que son tan importantes como necesarias para mantener nuestro organismo en en perfectas condiciones y estar preparados para prevenir y curar las enfermedades que a diario a atacan a la humanidad. Que no nos encuentren débiles.

Es importante que en nuestra dieta, incluyamos todos estos alimentos (aunque está claro que, como todo, no hay que abusar demasiado).

Los vegetales

Fuente: Matteo Penzo

Fuente: Matteo Penzo

Los vegetales son plantas, o partes de ellas, que son comestibles; dejamos fuera las frutas y las semillas que forman parte de otra composición. En los vegetales nos referimos, normalmente a la hoja, tallo o raíz de una planta. Cuentan con vitaminas y antioxidantes que ayudan al cuerpo a tener un alto contenido de nutrientes, necesarios para la salud.

Beneficios:

  • Minerales que ayudan al crecimiento
  • Son ricas en potasio
  • Favorecen la piel, los ojos y los dientes, gracias a las vitaminas A y C
  • Combaten las infecciones
  • Ayudan a la cicatrización de las heridas, gracias a los nutrientes antioxidantes
  • La fibra dietética que ayuda a eliminar el colesterol malo

Es vital consumir vegetales en nuestra dieta porque nos ayudan a prevenir las enfermedades y a mantener nuestro organismo en buen estado. Sobre todo a hacer un balance en lo que comemos a diario, ya que hoy en día, mucho de los productos están procesados y no favorecen al organismo.

Frutas

Las frutas son alimentos reguladores y activadores de las funciones vitales, además de protectores, son ricas en vitaminas, minerales, fibras y micronutrientes esenciales.

Beneficios:

  • Alimentos reguladores
  • Contienen fibra y minerales
  • Vitaminas A, B y C
  • Alto contenido de agua
  • Propiedades antioxidantes
  • Previenen el envejecimiento temprano de las células

Las frutas, nos ayudan a mantener saludables la piel, el pelo, las uñas… y lo interesante es que contienen poquísimas calorías.

Frutos Secos

Se denominan frutos secos a las semillas que se caracterizan por el nivel de grasa saludable que contienen y bajo nivel de agua.

Tenemos las almendras, nueces, las avellanas, los cacahuetes, los pistachos, entre otras.

Beneficios:

  • Nutrientes
  • Proteínas
  • Minerales que el cuerpo absorbe inmediatamente
  • Elementos importantes como el potasio, el fósforo, el hierro, el calcio, el magnesio…
  • Vitaminas
  • Fibras que favorecen al intestino

Carnes

Cuando nos referimos a carne, hablamos de la parte comestible del ganado ovino, porcino y bovino que se convierte en los componentes necesario para que nuestro organismo funcione correctamente y nos ayudan al proceso de liberación de energía.

Beneficios:

  • Alto nivel de carbohidratos
  • proteínas
  • Minerales, como el hierro, calcio, fósforo…
  • Vitamina B
  • Purinas que el organismo la convierte en ácido úrico

Pescados

Comer pescado nos ayuda en el crecimiento y es muy importante para las embarazadas, lactantes y para los niños por su componentes nutritivos y saludables.

Beneficios:

  • Rico en proteínas, con un alto nivel de defensa para las infecciones.
  • Omega 3, más presente en los pescados azules
  • Hierro, yodo, fósforo, zinc, calcio, potasio…
  • Vitaminas A, D y E

También es importante agregar a nuestra alimentación huevos, lentejas, especias, aceite de oliva…

La importancia del hierro en la alimentación

El hierro forma parte de la hemoglobina, proteína que se encuentra en los glóbulos rojos responsable de llevar oxígeno a todas las partes del cuerpo. Uno de los riesgos más asociados a la deficiencia de hierro en nuestro organismo es la anemia, un cuadro que produce debilidad y falta de energía debido a que los glóbulos rojos no pueden hacer llegar el suficiente oxígeno a todas las células del cuerpo.

Algunos síntomas de la anemia son: fatiga constante, debilidad física, problemas de memoria, sensación de frío y tener la lengua roja e inflamada. En tal caso, lo mejor es consultar al médico, que verificará si se tiene suficiente hierro a través de un análisis de sangre.

La cantidad diaria recomendada de hierro ronda los 18 miligramos para hombres de 11 a 18 años y mujeres de 11 a 50 años, y los 10 miligramos para hombres de más de 19 años y mujeres de más de 50. Las mujeres suelen necesitar un poco más de hierro que los hombres por la pérdida de sangre durante la menstruación (o para que el feto se desarrolle correctamente durante el embarazo).

Se trata de cantidades que se pueden obtener fácilmente por medio de los alimentos (una taza de lentejas contiene unos 9 miligramos, por ejemplo), por lo que no conviene consumir suplementos de hierro a menos que así lo prescriba el médico. Un exceso podría causar daños irreversibles y aumentar el riesgo de cáncer o enfermedades del corazón.

Hay dos tipos de hierro: hierro hemo (presente en alimentos animales) y hierro inorgánico (presente en plantas). Las carnes rojas, sobre todo la vacuna, son la mayor fuente de obtención, pero no la única:

  • Carnes rojas: hígado, carne de vaca, ternera y cerdo.
  • Pollo, pescado (sobre todo salmón) y mariscos.
  • Huevos.
  • Verduras: espinacas, acelgas, etc.
  • Legumbres: garbanzos, soja, lentejas y guisantes.
  • Frutos secos: pipas de girasol, orejones de melocotón, higos, ciruelas, almendras y avellanas.

Un par de detalles que pueden ser de utilidad: la vitamina C ayuda a absorberlo mejor, acompaña tus comidas con un zumo de naranja o aderézalas con un poco de limón. Los vegetarianos pueden compensar el consumo de carne con verduras de hoja verde (espinaca, acelga, lechuga, col rizada…), espárragos, legumbres (lentejas, garbanzos y alubias), productos elaborados a base de soja y tofu, harina de avena y otros cereales de grano entero, además de especias (tomillo, perejil, canela, orégano, eneldo, comino, romero, pimienta negra y cúrcuma).

zp8497586rq