Dietas peligrosas por la llegada del Verano

Con la llegada del verano nos damos cuenta de lo poco activos que hemos estado durante algunos meses y lo peor es darte cuenta que la ropa del año anterior no te cabe o te viene ajustadita, por esa razón nos planteamos hacer una dieta exprés para reducir esos kilos de más durante los meses de invierno.

Pero realmente una dieta exprés, es una dieta yo-yo y no es bueno para el cuerpo, lo mejor que se debe hacer es tener una dieta equilibrada e ir o volver al gimnasio y cuidarse. Para perder peso debes hacer ejercicios cardiovasculares, pero es cierto que lo importante es la perseverancia, seleccionar las actividades adecuadas para cada persona.

frutaEl ejercicio después del trabajo es fantástico para el cuerpo y el alma, es un sinónimo de depuración en mi caso y cuando vuelvo del gimnasio me siento entera y satisfecha conmigo mismo y eso realmente es de las cosas más importantes, quererse a una misma. El deporte mejora nuestra salud y nuestro ritmo de vida.

Además de la actividad física que es un 50% para la pérdida de peso el otro 50% es comer sano, bien y de todo.

Lo aconsejable es perder entre 1,5 kilos a 2 kilos al mes, es decir, máximo 0,5 kilos a la semana, eso con un poquito de esfuerzo se puede hacer. Aunque parece poco este tipo de dietas en la que pierdes poco a poco es más aconsejable que perder 10 kilos en dos meses o en menos, puesto que las dietas yo-yo como se mencionan son peligrosas para la salud, y es cierto, que una vez las dejas vuelves a ganar de nuevo el volumen inicial.

Fundamental no dejes ninguna de las 5 comidas obligatorias, el desayuno es fundamental come bien y sano, come fruta para almorzar y merendar y para tu hora de comer y cenar come bien, algo fresquito y ligero para el cuerpo.

Siéntete a gusto con tu cuerpo, ve a la playa y si los demás no les gusta que no miren, lo primero eres tú y sobre todo ten cuidado con las dietas rápidas es malo para tu cuerpo, cuídate y quiérete que es lo más importante. Tu salud es lo primero.

Dieta

zp8497586rq

Cómo librarse de la barriga

Es posible que los días de sol que nos acompañan hayan recordado a más de uno el propósito de reducir volumen en la zona abdominal.

Para deshacerse de los kilos de más depositados en la barriga, hay dos máximas a seguir: modificar algunos hábitos alimenticios y combinarlos con actividad física. Ya se sabe que, para que el ejercicio dé el mejor resultado posible, lo ideal es acompañarlo de una buena alimentación. Y viceversa.

Alimentación

  • Consume mucha fruta, verduras, granos enteros, semillas, nueces y proteínas magras.
  • Reduce el consumo de carnes rojas (limitándolo a una vez por semana).
  • Incorpora ácidos grasos monoinsaturados en tu alimentación: aceitunas, aguacates, nueces, semillas, chocolate negro, soja, lino, aceite de oliva y de girasol… Si quieres asegurar el consumo de ácidos grasos monoinsaturados, añade alguno de esos alimentos en cada comida.
  • Reduce el consumo de bebidas gaseosas, que hinchan y, por tanto, aumentan el volumen de nuestra barriga. ¿La bebida más saludable? El agua, sin duda.

Ejercicio

  • Realiza una completa sesión de abdominales todos los días: ayuda a remover la grasa acumulada y tonifica los músculos de la zona que queremos trabajar. Una sesión completa de abdominales supone incluir todas las variaciones posibles: cruzados, con las manos hacia delante, inclinados, de espaldas, con los pies sujetos, con las rodillas arriba o de pie.
  • Complétalo con un programa para perder peso generalizadamente, que incluya fases de calentamiento, estiramiento y relajación. Si solo trabajas una pequeña parte del cuerpo, te llevará más tiempo apreciar una mejoría.

Haz la prueba y cuéntanos los resultados, seguro que serán satisfactorios.

zp8497586rq

Trucos para perder los kilos navideños

Aunque nos cuidemos más o menos, es inevitable coger unos kilillos durante las celebraciones navideñas: quesos, embutidos, marisco, cordero, turrones, polvorones y, para poner la guinda, el Roscón de Reyes. Y eso sin entrar en vinos, cavas y demás licores. Total, que por muchos esfuerzos que se hagan, se nota que la ropa queda un poco más ajustada y que toca diseñar un plan de ataque para recuperar tu peso habitual lo antes posible.

Antes de nada, centrémonos en lo que hay que evitar:

  • Comer igual que durante las fiestas. ¡Es lo primero a evitar!
  • Obsesionarte. Ten en cuenta que has subido de peso por aumentar la ingesta de calorías, por lo que volver a tu rutina hará que pierdas los kilos ganados en pocas semanas.
  • Iniciar un régimen muy estricto. Con abandonar los hábitos navideños es suficiente.
  • Hacer locuras. Si hace unas semanas no salías a correr nunca, no quieras hacerlo ahora a diario. Muévete un poco más, pero sin excederte.

Los nutricionistas recomiendan seguir dietas elaboradas teniendo en cuenta las necesidades de cada individuo, de forma que no se sufran carencias nutricionales, se aprenda a comer y se evite la recuperación del peso perdido. Los siguientes consejos te ayudarán a adquirir unos hábitos más saludables y a recuperar tu silueta:

  • No saltarte ninguna comida. Si el cuerpo pasa muchas horas sin comer, tiende a acumular, ya que no sabe durante cuánto tiempo estará sin recibir alimento.
  • No comenzar a comer con demasiado apetito. Una fruta sin pelar y un vaso de agua antes de las comidas principales, puede ser de gran ayuda.
  • Llenar la nevera de verduras y frutas drenantes (piña, calabacín, espárragos, alcachofas…), que te ayudarán a sentirte más ligero.
  • Cuidar la flora intestinal, aumentando el consumo de alimentos ricos en fibra (verduras, cereales integrales, legumbres…) y ayudarse de alimentos probióticos.
  • Disminuir el consumo de sal y sustituirla por especias (pimienta o nuez moscada, por ejemplo).
  • Cocinar usando el horno, el microondas, la cocina al vapor o el papillote (técnica consistente en la cocción de un alimento en un envoltorio resistente al calor, como el papel de aluminio).
  • Beber mucha agua, un mínimo de dos litros al día, para evitar la retención de líquidos.
  • Recuperar tu actividad física habitual y añadir pequeños extras para que la pérdida de peso se produzca en menos tiempo. Aspectos tan simples como subir y bajar escaleras o bajarte del autobús una parada antes para dar un paseíto.

En pocos días te notarás mucho mejor, lo que te ayudará a seguir la rutina… ¡Sin pausa pero sin prisa!

zp8497586rq

¿Sabes qué frutas comer cuando estás a dieta?

Para empezar recordarte que las frutas son alimentos y por lo tanto tienen calorías. Comerlas no supone adelgazar, sino que tu alimentación tendrá menos cantidad de grasas. No obstante no puedes basarte única y exclusivamente en frutas.

Por eso desde DietaSalud queremos ayudarte a la hora de elegirlas. Empezaremos por las más “sanas”, es decir, las que menos calorías tienen. Hablamos en este caso de fresas, moras, arándanos y frambuesas que no sólo engordan menos, sino que además aportan una gran cantidad de vitaminas y antioxidantes.

Muy bajas en azúcar son las peras y las manzanas que además de ser también antioxidantes, contienen gran cantidad de fibra. Pon en tu dieta alguna de las frutas que te acabamos de mencionar y verás que combinándolo con comidas sanas, la báscula irá bajando poco a poco de peso, además de hacerte sentir a ti mucho mejor física y psicológicamente.

Con más calorías pero aún permisibles al menos una vez al día son una pequeña taza de guindas o cerezas, 100 gramos de fresas o 200 de sandía o mandarina.

Sin embargo hay otras que las tienes que evitar a toda costa. Es el caso por ejemplo de las uvas. Un simple racimo de uvas puede llegar a contener 135 calorías y un plátano grande 108. Aunque con toda seguridad la fruta que más te engordará será el aguacate: 300 calorías te estarán esperando. Pero a su favor podemos decir que son muchos los beneficios que también aporta: combate el colesterol malo, previene de posibles cánceres o enfermedades del corazón además de poseer nutrientes que mejorarán tu vista.

Éstos son unos simples consejos a la hora de consumir las frutas diarias. Aunque desde DietaSalud te recomendamos que si lo que quieres hacer es perder peso, acudas a tu médico de confianza o a un nutricionista para que te elabore una dieta específica para ti. Pide que te hagan análisis para comprobar si tienes intolerancia a un determinado alimento.  Tener un buen físico significa que por dentro, todo está funcionando a la perfección.

zp8497586rq