Alimentos fundamentales para una buena salud

Para tener una vida sana donde reine la salud es importante cuidar la alimentación.

En este post mostramos algunas recomendaciones que son tan importantes como necesarias para mantener nuestro organismo en en perfectas condiciones y estar preparados para prevenir y curar las enfermedades que a diario a atacan a la humanidad. Que no nos encuentren débiles.

Es importante que en nuestra dieta, incluyamos todos estos alimentos (aunque está claro que, como todo, no hay que abusar demasiado).

Los vegetales

Fuente: Matteo Penzo

Fuente: Matteo Penzo

Los vegetales son plantas, o partes de ellas, que son comestibles; dejamos fuera las frutas y las semillas que forman parte de otra composición. En los vegetales nos referimos, normalmente a la hoja, tallo o raíz de una planta. Cuentan con vitaminas y antioxidantes que ayudan al cuerpo a tener un alto contenido de nutrientes, necesarios para la salud.

Beneficios:

  • Minerales que ayudan al crecimiento
  • Son ricas en potasio
  • Favorecen la piel, los ojos y los dientes, gracias a las vitaminas A y C
  • Combaten las infecciones
  • Ayudan a la cicatrización de las heridas, gracias a los nutrientes antioxidantes
  • La fibra dietética que ayuda a eliminar el colesterol malo

Es vital consumir vegetales en nuestra dieta porque nos ayudan a prevenir las enfermedades y a mantener nuestro organismo en buen estado. Sobre todo a hacer un balance en lo que comemos a diario, ya que hoy en día, mucho de los productos están procesados y no favorecen al organismo.

Frutas

Las frutas son alimentos reguladores y activadores de las funciones vitales, además de protectores, son ricas en vitaminas, minerales, fibras y micronutrientes esenciales.

Beneficios:

  • Alimentos reguladores
  • Contienen fibra y minerales
  • Vitaminas A, B y C
  • Alto contenido de agua
  • Propiedades antioxidantes
  • Previenen el envejecimiento temprano de las células

Las frutas, nos ayudan a mantener saludables la piel, el pelo, las uñas… y lo interesante es que contienen poquísimas calorías.

Frutos Secos

Se denominan frutos secos a las semillas que se caracterizan por el nivel de grasa saludable que contienen y bajo nivel de agua.

Tenemos las almendras, nueces, las avellanas, los cacahuetes, los pistachos, entre otras.

Beneficios:

  • Nutrientes
  • Proteínas
  • Minerales que el cuerpo absorbe inmediatamente
  • Elementos importantes como el potasio, el fósforo, el hierro, el calcio, el magnesio…
  • Vitaminas
  • Fibras que favorecen al intestino

Carnes

Cuando nos referimos a carne, hablamos de la parte comestible del ganado ovino, porcino y bovino que se convierte en los componentes necesario para que nuestro organismo funcione correctamente y nos ayudan al proceso de liberación de energía.

Beneficios:

  • Alto nivel de carbohidratos
  • proteínas
  • Minerales, como el hierro, calcio, fósforo…
  • Vitamina B
  • Purinas que el organismo la convierte en ácido úrico

Pescados

Comer pescado nos ayuda en el crecimiento y es muy importante para las embarazadas, lactantes y para los niños por su componentes nutritivos y saludables.

Beneficios:

  • Rico en proteínas, con un alto nivel de defensa para las infecciones.
  • Omega 3, más presente en los pescados azules
  • Hierro, yodo, fósforo, zinc, calcio, potasio…
  • Vitaminas A, D y E

También es importante agregar a nuestra alimentación huevos, lentejas, especias, aceite de oliva…

Lucha contra el cáncer de testículos

Hace dos semanas recibí la noticia más dura de mi vida. En un análisis médico a causa de un pequeño bulto me dijeron que tenía un pequeño tumor en los testículos. El diagnóstico, dentro de la gravedad, tenía una cosa positiva: al estar tan localizado no habría problema en quitarlo. Pese a que no habrá problema en superarlo, ni siquiera hará falta quimioterapia, solo hay una cosa que me quita el sueño: hay riesgo de que en un futuro pueda volver a tenerlo.

Por ello toca prevenirlo. ¿Cómo se previene algo si tienes excesivo riesgo de tenerlo? Parece una pregunta difícil, pero no es tanto como parece. O al menos, ese es mi pensamiento, ya que, hay que señalar, que en estos momentos solo queda ser positivo, así que mejor ver la botella medio llena que medio vacía.

20100712_mgb_Cáncer_de_testículo_

El primero de los consejos es el que a mí más me está costando. Si eres fumador, rompe los cigarrillos que tengas, coge una hucha y deja ahí el dinero que gastas fumando. Si eres como yo, de los que se fuma un paquete cada dos días, te servirá con dejar cinco euros en ese espacio de tiempo. En este tipo de tumores, el tabaco no es la especial causa, pero también influye. Verás como en un tiempo, además, tus pulmones mejoran. Y, sobre todo, te alegrarás cuando en un mes hayas ahorrado 75 euros.

También debes cambiar tus hábitos alimenticios. En mi caso nunca me ha gustado la verdura, pero son ya dos semanas las que llevo comiendo ensaladas y judías. De momento es con lo único que me atrevo, y eso sí, a base de beber mucha agua. A quien le guste le costará menos (yo debo reconocer que soy muy raro para las comidas). Fundamental también que la dieta sea muy rica en frutas.

El ejercicio físico también es importante. Pero cuidado. El tratamiento inicial suele ser fuerte, aunque no haga falta quimio, por lo que tus fuerzas estarán debilitadas. Por tanto, es aconsejable que al comienzo del tratamiento el deporte que hagamos sea caminar. Poco a poco iremos aumentando la carga, pero importante no excederse al principio pues nos puede debilitar el organismo.

Son los tres consejos principales. Eso sí, el más elemental, y que nombro por si acaso, es acudir a todas las revisiones y hacerse continuos análisis sanguíneos. Si, como yo, tienes un grave riesgo de que vuelva a aparecer te evitará que el problema no pueda tener solución por estar muy avanzado.

Y, por último, lo repito, positivismo. Nunca he sido una persona positiva, especialmente en los últimos tiempos, pero esto me ha reforzado. Ahora veo la vida de otra manera. Un cambio tan grande que de haberme pasado antes habría actuado de manera distinta en la mayoría de mis actos. Pero ahora eso no sirve, ahora la principal batalla es otra. Llevo toda la vida siendo portero de fútbol y, ahora, os aseguro, intentaré parar el penalti más importante de mi carrera. Y os adelanto una cosa, sé por el lado que lo va a tirar, así que, seguro que lo paro.

Imagen: Ferato.com

La importancia de un buen desayuno

Seguro que más de una vez has oído que el desayuno es la comida más importante del día. Nuestro cuerpo ha pasado muchas horas sin ingerir alimentos y el desayuno nos da la energía necesaria y, además, mejora nuestra concentración y memoria. Si, además, quieres controlar tu peso, debes saber que el desayuno activa el metabolismo: si no desayunamos, nuestro metabolismo se ralentiza para reservar energía y, en consecuencia, le costará más quemar calorías. Asimismo, si prescindimos de esta primera comida, es probable que a lo largo del día consumamos calorías de más para compensar ese déficit inicial.

desayuno

Por todos esos motivos, es importante romper el ayuno en la primera hora desde que nos despertamos. Un buen desayuno debe incluir frutas y/o verduras, cereales y proteínas. Los alimentos ricos en fibra (cereales integrales o fruta), ayudarán a frenar tu apetito durante más tiempo, lo que evitará que piques entre horas y reducirá la hinchazón estomacal. Los alimentos con proteínas (yogur, cereales integrales o huevos), te ayudarán a prescindir de los dulces a lo largo del día (pastelería, golosinas o bebidas azucaradas).

Si las prisas te impiden desayunar tranquilamente, no te preocupes, hay algunos desayunos rápidos de preparar y consumir y muy saludables, toma nota. Un desayuno sano debería incluir cereales de grano entero (pan, tostadas…), alimentos proteicos bajos en grasas saturadas (huevos hervidos), alimentos ricos en calcio y bajos en grasa (leche, yogur, queso) y frutas o verduras (troceadas o en zumo, sin añadirles azúcar).

Unas tostadas con tomate natural, un zumo natural, queso fresco, pavo, huevos acompañados de verduras (revueltos, en tortilla o cocidos), cereales, una pieza de fruta, yogur, frutos secos, leche… Aunque poco, intenta incluir los componentes que te hemos mencionado (frutas y/o verduras, cereales y proteínas). ¡Hazlo variado y convertirás el desayuno en un verdadero placer!

¿Sabes qué frutas comer cuando estás a dieta?

Para empezar recordarte que las frutas son alimentos y por lo tanto tienen calorías. Comerlas no supone adelgazar, sino que tu alimentación tendrá menos cantidad de grasas. No obstante no puedes basarte única y exclusivamente en frutas.

Por eso desde DietaSalud queremos ayudarte a la hora de elegirlas. Empezaremos por las más “sanas”, es decir, las que menos calorías tienen. Hablamos en este caso de fresas, moras, arándanos y frambuesas que no sólo engordan menos, sino que además aportan una gran cantidad de vitaminas y antioxidantes.

Muy bajas en azúcar son las peras y las manzanas que además de ser también antioxidantes, contienen gran cantidad de fibra. Pon en tu dieta alguna de las frutas que te acabamos de mencionar y verás que combinándolo con comidas sanas, la báscula irá bajando poco a poco de peso, además de hacerte sentir a ti mucho mejor física y psicológicamente.

Con más calorías pero aún permisibles al menos una vez al día son una pequeña taza de guindas o cerezas, 100 gramos de fresas o 200 de sandía o mandarina.

Sin embargo hay otras que las tienes que evitar a toda costa. Es el caso por ejemplo de las uvas. Un simple racimo de uvas puede llegar a contener 135 calorías y un plátano grande 108. Aunque con toda seguridad la fruta que más te engordará será el aguacate: 300 calorías te estarán esperando. Pero a su favor podemos decir que son muchos los beneficios que también aporta: combate el colesterol malo, previene de posibles cánceres o enfermedades del corazón además de poseer nutrientes que mejorarán tu vista.

Éstos son unos simples consejos a la hora de consumir las frutas diarias. Aunque desde DietaSalud te recomendamos que si lo que quieres hacer es perder peso, acudas a tu médico de confianza o a un nutricionista para que te elabore una dieta específica para ti. Pide que te hagan análisis para comprobar si tienes intolerancia a un determinado alimento.  Tener un buen físico significa que por dentro, todo está funcionando a la perfección.

zp8497586rq