Algunos deportes sanísimos

La práctica de ejercicio permite mantener el cuerpo en buenas condiciones y mejorar su rendimiento, perder peso, controlar los niveles de estrés, prevenir enfermedades (físicas y psicológicas) y un largo etcétera. Por eso es un elemento fundamental en un estilo de vida saludable.

A pesar de todo, hay que reconocer que además de beneficios, también pueden presentar riesgos. Haciendo balance entre uno y otro, los siguientes deportes se pueden considerar bastante recomendables:

Squash. 30 minutos queman 500 calorías. Beneficios: permite ejercitar casi todo el cuerpo. Es, además, un gran entrenamiento cardio-respiratorio y muscular, aumenta la resistencia, la flexibilidad del abdomen y los músculos de la espalda. Muchos lo consideran el deporte más completo e intenso. Riesgos: lesiones y golpes (de la pelota, de la raqueta del compañero o del propio compañero). Tenis. 30 minutos queman 300 calorías. Beneficios y riesgos: similares a los del squash.

Remo. 30 minutos queman 300 calorías. Beneficios: También fortalece, aumenta la flexibilidad y la resistencia muscular y beneficia a los sistemas respiratorios y cardiaco. Riesgos: lesiones musculares, dolor en la espalda y tendinitis. No vale excusarse con el pretexto de no tener laguna o similar cerca de casa, que hay gimnasios con máquinas de remo.

Natación. 30 minutos queman 345 calorías. Beneficios: Fortalece los huesos, es beneficioso para los sistemas cardio-respiratorio y muscular (aumentan fuerza, resistencia, flexibilidad y masa muscular). Riesgos: el riesgo de lesiones es menor que en otros deportes, pero es importante tener una buena técnica.

Fútbol. 30 minutos queman 430 calorías. Beneficios: aumenta las capacidades aeróbicas y mejora el sistema cardiovascular, mejora el tono, fuerza, resistencia y flexibilidad muscular, ayuda a bajar de peso. Riesgos: lesiones musculares y óseas, muy probables. Baloncesto. 30 minutos queman más de 300 calorías. Beneficios y riesgos: similares a los del fútbol.

Ciclismo. 30 minutos queman 430 calorías. Beneficios: flexibilidad, resistencia y fortalecimiento de la musculatura. Riesgos: lesiones y accidentes (es el que mayores tasas presenta, por lo que es importante tomar las precauciones necesarias antes de practicarlo).

Jogging. 30 minutos queman 430 calorías. Beneficios: es de los mejores para el sistema respiratorio y cardiovascular y aumenta la resistencia de estos. Fortalece los músculos de la cintura y la zona baja de la espalda, además de piernas y glúteos. Riesgos: si se practica adecuadamente, los riesgos de lesión muscular u ósea se reducen bastante.

Hay que tener en cuenta que las calorías quemadas son una estimación, pero, una vez vistos los beneficios de cada deporte, las calorías pasan a un segundo plano, ¿verdad? Recuerda: existen ciertos trucos para prevenir lesiones.

zp8497586rq

Consejos para prevenir lesiones

Todos sabemos que para llevar un estilo de vida saludable debemos incluir la actividad física en nuestro día a día. Es fundamental comer sano, pero también hay que mover el cuerpo, que si no, se nos oxida como ocurriría con una bicicleta abandonada en el garaje.

Ahora bien, ¿quién no se ha encontrado alguna vez con agujetas, tendinitis, etc., después de practicar ejercicio? Es posible que, con las prisas o por falta de información, no nos preparemos todo lo bien que deberíamos para hacer deporte. Por eso es importante tener una serie de aspectos en cuenta antes de iniciar la actividad:

  • Calentar antes: realizar un calentamiento con base en ejercicios aeróbicos, siempre, aunque sea para caminar.
  • Estirar después: una serie de estiramientos después del calentamiento y terminada la actividad física ayuda a evitar afecciones musculares.
  • Asesorarse: pedir consejo a una persona experimentada en la materia, que conocerá qué tipo de ejercicio es el más adecuado para cada persona.
  • Usar el calzado adecuado: debemos estar cómodos (no debe quedar muy ajustado, pero tampoco flojo) y ponernos calcetines.
  • Realizar los movimientos de forma adecuada: adoptar una postura incorrecta puede suponer que el ejercicio no dé los resultados esperados y que, incluso, terminemos con algún tipo de dolencia.
  • Ejercitar la elasticidad de los músculos: especialmente cadera, cintura, hombros, piernas, brazos, cuello, muñecas y codos.
  • Hidratarse: conviene beber líquido antes, durante y después del ejercicio (y evitar los refrescos).
  • Protección y seguridad: si practicamos un deporte que lo requiera, debemos protegernos correctamente (casco, rodilleras, etc.).

Son unos consejos muy sencillos y te pueden ayudar a sacarle más provecho a la actividad física, disfrútalos.

zp8497586rq